Relatos de mi infancia hablan de un cierto pegamento para poder cazar tímidos gorriones.El animal se posaba a buscar alimento y quedaba pegado por entonces, para que el artero “Cazador”, pudiera capturarlo. Quise reconstruir ese capítulo y cerrar esa historia. Puse un gorrión de fantasía o utilería en un círculo de gel o caramelo líquido sobre la modelo. Y luego…el gorrión voló!!! con su pancita llena…hacia otros horizontes, otros destinos.