#FocusArtsImage#DanielOtero#LuzDeCiudad. – En este trabajo, es todo lo contrario de los anteriores, en donde remarco la cuestión de la mirada. Al perderse la referencia de los ojos, con la venda, se crea un marco de hipótesis y de ausencia de referencias, ya que son los órganos de la visión quienes manejan las emociones, en parte, además de las manos.

La cabeza y el cuello recostado, en posición horizontal, de reposo, causa sensaciones confusas, o nulas. Desde la antigüedad, los escultores y pintores amaban pintar cuerpos yacentes, o semiyacentes. En el impresionismo, período de hace unos 150 años, se pintaban las damas erguidas, caminando, o con cestas de flores en sus manos, en los flamantes jardines públicos de Europa, como así también privados

Ausencia de la mirada
Ausencia de la mirada
Anuncios