#DanielOtero#FocusARtsImage#Photography. Con la fotografía, nos hemos acostumbrado a, retratar cualquier cosa y en cualquier momento. Esto no ocurría con la pintura, donde tanto la modelo como el pintor, trabajaban durante meses para obtener un excelente resultado. La fotografia facilito las cosas, pero también en cierto grado, las banalizó, llegando al extremo de la “selfie” y de la adicción de muchas personas a sacarse “Selfies”, a cada instante o varias en el día, lo cual ya es considerado una patología.

Pero vamos ya al tema que nos ocupa: los viajes.

Resulta ser que en los viajes, cambia el comportamiento social de las personas. Esto se debe a que, los pasajeros, se distensionan por lo general, relajandose. Esto significa que los rasgos faciales, van a tener otra tesitura. Y si hablamos de tesitura, hablamos de Texturas. Recordemos siempre, que tanto la piel como las telas, se asemejan en el hecho que ambas tienen texturas.

 

Por lo tanto, los músculos en este caso faciales, van a tener otra lectura para quien sabe advertirlo.

La fotografía, señores y señoras, es para explorar el ser humano en su lado más íntimo.

Es en los viajes donde el alma se libera por completo. Es el instinto del ser humano en libertad.

Por eso, rescato esta imagen del año 2011, realizada en un viaje. Ella es Isabel, y en ese momento estudiaba Literatura. Una carrera de mucho leer y estudiar.

Capté esa imagen en el momento preciso, buscando los  pliegues del alma, y las luces, los claroscuros del ser humano, que solo salen a la luz…en los viajes.

Les sugiero hagan la prueba de fotografiar los rostros en los viajes. Se llevarán increibles sorpresas.

Es la magia de la fotografia.

 

 

 

 

 

Anuncios