Uno de los mayores logros de un retratista, es lograr el clima en los ambientes suntuarios. Denominamos ambientes suntuarios, aquellos que tienen un costoso mobiliario y/o decorados. Los mismos, deben estar encuadrados en un estilo, que es lo que le da al ambiente, el sello y la estilización.

En este trabajo que realizamos con Vicky, el ambiente está dado por un estilo llamado Colonial Inglés. Se denomina estilo colonial a la decoración de interiores que dominaba en las casas de las antiguas colonias de los países europeos en Indonesia, China, Filipinas e India principalmente, y a lo largo del siglo XIX.

En términos generales los muebles de estilo colonial se distinguen por estar construidos con maderas macizas y oscuras, especialmente teka; sillas y sillones de ratán, aptos para exteriores; líneas rectas conforme al estilo europeo de la época aunque con un toque de exotismo incluyendo tallas, patas torneadas y la combinación con la forja en las mesas de comedor o en los escritorios. Son usuales las camas con dosel, mesas bajas cuadradas y pesadas, sillones de madera con brazos del mismo material, biombos, arcones, mesas auxiliares, etc.

Las paredes pueden ser recubiertas con telas tensadas de acabado artesanal o pintadas en color beige, crema, tonos claros en general o blanco y aplicar alguna textura que juegue con las alfombras de sisal, fibra natural, cardo o cáñamo.

Para esta foto, le pedí a Vicky que teníamos que estar a tono con el lugar. Aquí no iba a funcionar  el jeans, ni tampoco la media de red, como tampoco el engomado.  Nada de eso. Porque no era el estudio de paredes blancas y piso blanco. Teníamos ante nosotros, un piso parquets impecable, cortinas color crema y paredes claras. Una larga mesa con sillas alrededor.

Por lo tanto, elegimos dos disfraces. Uno, de conejita, y el otro, de mucamita. De esa manera, lográbamos un vínculo más fuerte entre la rigidez del mobiliario, y la gracilidad, el esmero y servicio que tienen las conejitas y las mucamitas. Máxime con la belleza de trajes y prendas que suele encontrarse hoy en los Sex Shops. Pero quería hacer un estilo italianizante, como las películas de los sesenta o setenta, con los elementos que teníamos a mano.

Pero por otra parte, quería marcar una diferencia. Me llenan de pena – y  lo digo con el corazón- las selfies caseras. Igualmente las jóvenes que van a un parquecito con un sombrerito y el fotógrafo de la cuadra, para luego lucir una seudoelegancia con bastante Lightroom. Aunque debo reconocerlo, es una parte de la pesada herencia que nos dejaron gobiernos pasados y los antropólogos y sociólogos lo estudiarán mas adelante. El vaciamiento de las cabezas y la anorexia erótica.

Vicky posando

 

Quería demostrar que soy el que tengo los mejores lugares y la mejor gente. Que mis amigos me ceden sus edificios, estudios, oficinas, para que el arte que hago, tenga su curso. Pero también quería demostrar, que podemos hacer un estilo europeo o italianizante, desde Santa Fe, para poder exportar al mundo. Si exportamos Dulce de Leche y Cortes Vacunos, como no  exportar arte??

Vicky en Accion

Trabajar con Vicky es apasionante. Por su piel extremadamente blanca -se le ponía piel de gallina por el frío- y por la pureza de su piel. La limpieza. Vicky tiene unas ortodoncias que la  hacen más sexy todavía de lo que es, con un mentón como una pequeña manzanita y ojos pardos, en un modelo de rara mezcla de razas, en honor a sus antepasados. Todo lo negro, combina perfectamente con su  piel tan blanca como la leche misma, realzando una figura que en estos tiempos se extraña, la figura de mujer rellenita, sin privaciones ni dietas hipocalóricas.

Vicky de alguna manera, encarna el  ideal post-moderno de la mujer actual, con curvas generosas y derrapantes.

Vicky, gateando

 

Todo este trabajo, me hizo recordar al poema de una autora, Maya Angelou (EEUU, 1928), que les dejo a continuación.

 

YO ME LEVANTO  (*poema traducido del inglés)

 

Podrás describirme en la historia

 

con mentiras retorcidas,

 

Podrás arrastrarme en la basura misma

 

Aun así, como el polvo, me levanto.

 

¿Te desconcierta mi insolencia?

 

Porque camino como si tuviese pozos de petróleo

 

Bombeando en mi sala de estar.

 

Igual que las lunas y los soles,

 

Con la certeza de las mareas,

 

Igual que las esperanzas que alto vuelan

 

A pesar de todo, me levanto.

 

¿Querrías verme destruida?

 

¿Con la cabeza gacha y los ojos bajos?

 

Y los hombros caídos como lágrimas.

 

Debilitada por mis conmovedores gritos.

 

¿Te ofende mi arrogancia?

 

No te lo tomes a mal:

 

Porque me río como si tuviera minas de oro

 

Excavadas en mi patio de atrás.

 

Puedes dispararme tus palabras,

 

Puedes acuchillarme con los ojos,

 

Puedes matarme con tu odio,

 

Y a pesar de todo, como el viento, me levanto.

 

¿Te desconcierta mi sensualidad?

 

¿Te parece extraño

 

que baile como si tuviera diamantes

 

en mis muslos?

 

Desde los cobertizos de una vergüenza histórica

 

me levanto.

 

De un pasado enraizado en el dolor

 

Me levanto.

 

Soy un océano negro, impetuoso y extenso,

 

Fluyendo y embraveciendo, y así

 

soporto la marea.

 

Dejando atrás noches de espanto y miedo

 

Me levanto.

 

En un nuevo día, asombrosamente claro,

 

Me levanto.

 

Con los talentos que mis ancestros dieron,

 

yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.

 

Y me levanto.

 

Me levanto

 

Yo me levanto.

 

Anuncios