#DanielOtero#LagunaSetubal. – He decidido comenzar con un sistema de custodia en la Laguna Setúbal. Han llegado noticias de que por ese sector, vienen a robarnos los sueños y las esperanzas.

Magdalena-danielOtero-luzdeciudad
Magdalena vigilando

Lo poco o mucho conseguido, será confiscado en corto tiempo. Aparentemente tienen aspecto de ovejas, pero son lobos. Disfrazados de artistas, fotógrafos, productores e inclusive, pueden aparecer como benefactores de la Luz.

Luz. Farol. Candil. Yesca. Bengala, como la Marina.

Light.

El tema es así, en la #LagunaSetubal se han llevado a cabo todos los procesos desde la llegada de Juan de Garay. – Por eso dispuse en ese sector de la Laguna, -en mis reales atribuciones como interventor del paisaje- una guardia permanente con un antiguo trabuco, del siglo XIX. La guardia se rota cada quince días, teniendo el guardia las obligaciones de comer pescado y cocinado en el lugar, y preparar el agua dulce con un antiguo procedimiento solo conocido por ellos.

En el fondo de la playa, puede descansar algunas horas, pero con el Trabuco en la mano. Atento a los enemigos que pueden tomar la playa en cualquier momento. Puede variar su dieta, con Panceta ahumada, y saborizada, siempre que vuelva en seguida al puesto.

Y Cerveza en lata Grotsch.

Traída desde la posta más cercana. 

Le he dicho al guardia, que primero dispare.

Y después pregunte.

Ya que los que vienen por nosotros y lo conquistado, son una banda jamás conocida. Como la canción de Gieco: 

Nosotros no somos como los Orozco, 
Yo los conozco, son ocho los monos: 
Pocho, Toto, Cholo, Tom, Moncho, Rodolfo, Otto, Pololo. 
Yo pongo los votos solo por Rodolfo. 
Los otros son locos. Yo los conozco. 
No los soporto, Stop. Stop.

Les Avisaré cuando haya cambio de Guardia.

Y muchas gracias, Magadalena, por inspirarme estos trabajos y haber pasado, con tu madre a la par, una tarde hermosa.

Daniel Otero, Macarena Marozzi
Otra toma en la Laguna

 

 

Anuncios