Antiguamente, hablando desde la época de Da Vinci en adelante, los pintores utilizaban ciertos efectos como el “Esfumato” (esfumado) para dar un halo de sentido “angelical”, o difuminado suave de los bordes o superficies. Leonardo Da Vinci fue un especialista en esto dado que pintaba ángeles y aureolas celestiales con una calidad inimaginable. De alguna manera, eran efectos que utilizaban para impresionar al clero y por consiguiente la iglesia y el populacho, que reverenciaba una actitud sumisa y de admiración ante la belleza divina.

Luego vino la fotografía con toda su carga histórica de más de 150 años, en los cuales se aplicaron infinidad de métodos que iban desde el zinc, el bromuro, las sales de sodio y hasta la yema de huevo, para obtener distintos efectos en las fotos.

Hoy, en Photoshop existen miles de posibilidades que los antiguos no tenían. Ellos imaginaban el color en su cabeza y luego lo aplicaban sobre la tela. Hoy la tela, es el monitor donde podemos hacer y deshacer miles de pruebas, hasta quedarnos con la imagen satisfactoria. Pero existen suites de filtros que contienen toda la información de las técnicas del siglo pasado. En este trabajo dejo una serie de imágenes con distintos filtros y retoque. La idea es que el lector/lectora, tenga una idea de la potencia estética y creativa de esta herramienta. Se la asocia banalmente al estiramiento de piel o pieles perfectas, caderas reducidas. Pero en realidad, se pueden crear climas como hace cien años, como fotografías retro, vintage, etc.

No solo eso: pueden retocarse los pechos y modelarse las axilas, costados, hombros, etc. El poderoso filtro “Liquify”, contiene las herramientas necesarias para modelar cada músculo “inflándolo” o “desinflándolo”.

Les propongo que veamos cada foto y debajo un comentario.

rocio-danielotero-1

En este caso, usé un filtro “retro vintage”, pero antes le aplique una gradación de “Portraiture”, con la finalidad de darle a Rocío un aspecto etéreo, aprovechando la luz vespertina que entraba por la ventana del balcón. Le saturé el canal negro para que el pelo y la gargantilla resalte. En esta foto, procedí a levantar los pechos de Rocío un poco más aún, ya que querìa lograr una imagen un tanto voluptuosa.

rocio-danielotero-2

Esta fotografía tiene un proceso realizado con el filtro “Topaz” Clarify, que adjudica sombras y luces en distintas partes del rostro. Pero también aproveché para destacar los labios rojos de Rocío  y aumentar el canal marron para que sus ojos pardos luzcan aún mas brillantes. Me gustan las fotos cuando la modelo enfoca la lente de la cámara.

rocio-danielotero-3

Esta es similar a la anterior. Pero la temperatura baja y es un poco mas fría. Como traté en otros trabajos de este blog,  les conté que la piel humana es básicamente anaranjada. Varía en cantidad de saturación y tono, pero todas las pieles humanas se mantienen en el mismo matiz (hue). Les conté la historia que  se  grabaron  personas de diferentes pieles de todo el planeta y todas están en el mismo ángulo del vectorscopio; entre el rojo y el amarillo. Tambien escribí que LA SANGRE Y LA MELANINA COMBINAN y que  el  color de piel está dado por la sangre y esta sustancia; siempre, la sangre y la melanina son del mismo matiz/color siempre. Pero ojo: la variación de cada una de estas da el tono y saturación de nuestra piel. Este es todo un problema con la raza asiática, desde el punto de vista del equilibrio del color. Y por ese mismo motivo, las personas “morochas”, tendrían un “Feeling” mayor que las rubias. Pero es todo un tema que llevarìa a una discusión mucho mayor.

Como la iluminación es muy cálida, procuré bajar la intensidad en general. A consecuencia de esto, fíjense que los ojos de Rocío son más oscuros que en la foto anterior, y que el color de los labios no es tan rojo sino que va en transición hacia el morado.

rocio-danielotero-4

LA FUERZA DEL BLANCO Y NEGRO. En esta imagen, usé una suite pero no es la de la empresa Topaz Labs. Se caracteriza por tener una variedad de múltiples canales de rojos, verdes, amarillos, cianes, y parámetros diversos que hacen una delicia del trabajo.

rocio-danielotero-5

EN PICADO| Generalmente las fotos en picado son controvertidas. Depende. Aquí a un costado la barra vertical de la escalera se transforma en una diagonal ascendente o descendente que le da un punto de referencia a la figura. A la derecha, verán como casi borrosa aparece la puerta, con luz solar debilitada, pero no con la claridad que tienen las formas de Rocío.

rocio-danielotero-7

MODIFICANDO LOS PECHOS|En esta foto, hay un leve abultamiento de los pechos realizado con la herramienta “Liquify” con cargado de malla personalizado. En realidad Rocío tiene pechos generosos, pero en mi caso particular me gusta aumentar unos milímetros más los bordes de los mismos. El problema de esta técnica es que si el pelo cae sobre el pecho, perderá ductilidad y naturalidad, mientras que el corsé al estar adherido a la piel, puede llegar a deformarse en los bordes. Nótese el mechón del pecho derecho como esta curvado, producto de esta técnica. (con relación a la foto anterior)

rocio-danielotero-8

CREMA DE LECHE| Los fabricantes de filtros utilizan nombres llamativos a veces. Este filtro, traducido, vendría a ser como “crema de leche”, o algo parecido. En realidad, le da un tinte lechoso a la imagen, como los fotógrafos de los años 1950 o antes, cuando coloreaban las imágenes. En los labios de Rocío le puse una máscara para poder levantar el tono del canal rojo y quebrar así, la pesadez del negro que es el que predomina.

rocio-danielotero-9

Esta foto fue lograda con una de las tantas suites que tengo, pero no recuerdo el nombre. Le puse un efecto de “granulado” a la piel de Rocío, ya que el gran problema de las cámaras digitales es la falta de grano, por eso los fabricantes de filtros le dan cada vez mayor importancia a este tema con el fin de que la foto adquiera un realismo mayor. Rocío es morocha, pero mediante un procedimiento complejo logré hacer que su piel parezca blancuzca y su pelo renegrido, pero el rojo de sus labios pasó a un color indefinido que enriquece la imagen.

rocio-danielotero-10

La ida en esta foto fue “decolorar”. Bajar la saturación del rango dinámico en general. Los cabellos lucen sin la fuerza del negro, las volutas de humo se dispersan creando una atmósfera liviana y los labios insinúan un morado especial. Pero les cuento algo: Utilice una máscara de capa para rescatar el brillo y las sombras de los ojos de Rocío, para que se mantengan como una referencia de la imagen.

rocio-danielotero-11

Este es un filtro extraño. Ensombrece el perfil derecho, pero creando unos tonos ocres (no sepias) de poderoso peso e incidencia. Aproveché el ventanal del fondo con la luz de la tarde para iluminar el perfil de la izquierda de la imagen, mientras que las sombras interiores le dan peso a una parte de la cara. Nuevamente procedí a levantar los pechos -observar el mechón de la ventana y el barrote-que se constituye en un problema, ya que la herramienta “Liquify” trabaja de manera básicamente sobre la capa “master”. Una opción hubiese sido crear una capa de ajuste y separar el mechón y el barrote, pero era un trabajo de locos. En realidad a simple vista nadie se daría cuenta (toda la otra información es mas fuerte que este detalle) , pero como esto es una clase, decidí explicarlo.

rocio-danielotero-12

Y finalmente…! esta foto es similar a la primera, pero rotada. La rotación a veces puede servirnos para elegir el mejor ángulo del rostro. Ya que todos tenemos el rostro asimétrico por naturaleza, y muchas veces este fenómeno en las cámaras nos puede jugar malas pasadas. Pero no es el caso de Rocío que tiene un rostro casi simétrico. Y digo “casi”, porque es algo que desveló a Miguel Angel y todos los grandes artistas del renacimiento en adelante. Los griegos buscaron esa perfección al extremo, como también la buscó el arte alemán que promovió Hitler, cuestiones que pasaron a la historia. El rostro humano tuvo y tendrà asimetrìas (prueben invertir las fotos de personas) y esta característica es el fuerte sobre el cual trabajan esteticistas y diseñadores, a veces con mayor o menor suerte.

Anuncios