Amo el Strass. Ese glamour sesentoso que le da a la imagen, ese halo de incorporeidad que suscita desde la visualizaciòn de una imagen distinta, anclada en esas piedrecitas.

boca

Amo el strass porque es una de las pocas cosas originales que quedan aún. Amo el strass porque es una obra de arte. Amo el strass porque ha revolucionado la imagen moderna de la mujer dándole una visual espectacular que las viejas fotografías o las contemporáneas del siglo XX no la tenían.

No hay manera de no amar el Strass. Es artesanal, bello, colorido, diferente, da relieve puesto en  los labios y da volumen en los labios inferior y superior. Crea una sutil provocación en el espectador y crea un clima armonioso y fantástico alrededor de la boca.

Les dejo una de mis fotografías mas preciadas, realizadas con Strass. Espero que la disfruten, como yo la disfruté.!